miércoles, 12 de noviembre de 2008

El Terapeuta Físico como empresario


Esta claro que como terapeutas físicos nuestra vocación es la de servicio, pero, al igual que todos los seres humanos, queremos salir adelante; y en estos tiempos donde para cualquier profesional universitario conseguir un empleo con un sueldo decente, todos los beneficios laborales y con una vejez asegurada por el estado es casi una utopía, entonces lo natural sería que, al igual que otros rubros, busquemos hacer empresas.
Hace unos días leí algo interesante: "Así como el hombre primitivo no podía existir sin saber cazar y un aldeano de la edad media no podía sobrevivir sin saber de cultivo, en nuestros tiempos no saber de empresas es condenarnos a la pobreza" (Revista Somos Empresa año 1 nº1). "Creer que para salir adelante son suficientes los conocimientos universitarios como se creía antaño, nos desfasa con respecto al funcionamiento del mundo actual"
Existe la demanda y existe un mercado y, presumiblemente este mercado crecerá en la medida que lo hace el nivel de vida y la edad media de la población, pero podemos constatar que no es el profesional de la fisioterapia quien se está beneficiando de esta demanda. Por un lado existen gran cantidad de servicios de no profesionales que invaden nuestro campo tratando de beneficiarse del mercado creciente que supone la fisioterapia como opción terapéutica eficaz. Por otro, es muy frecuente encontrar el caso de empresarios con iniciativa, generalmente ajenos a nuestra profesión, que perciben las oportunidades de negocio que nuestros conocimientos y servicios pueden generar y son ellos quienes arriesgan capitales y crean empresas en las que contratan fisioterapeutas. Este fenómeno amplía las posibilidades laborales de los fisioterapeutas pero, lamentablemente, representa la pérdida de oportunidades para dirigir nuestras propias empresas, con nuestros propios criterios técnicos y asistenciales, así como de rentabilizar mejor, en sentido económico, nuestro trabajo.
A mi parecer hemos sido formados para ser buenos terapeutas, pero no empresarios. Ante esta desventaja a los colegas que les interese esa opción queda capacitarse en ese tipo de conocimientos y sobre todo lanzarse en esta aventura.

1 comentario:

Luis Ruiz dijo...

El titulo me llamo la atencion y creo que comparto en algo tu opinion, pero está en los terapeutas físicos en seguir avanzando y arriesgando, a veces, mas de lo que creemos y en el camino ir aprendiendo, pero seria fantastico poder tener una orientacion empresarial, mas que un solo curso de gestion o gerencia. Creo que todos estamoas dispuestos a aprender cada dia mas y mas.
Si hay un colega con experiencia en este rubro me encantaria poder contactarlo.
Felicitaciones a los promotores de este espacio.
Gracias